La historia de una radio General Electric de baquelita verde

En un viaje por Casilda, Santa Fé, visitamos una feria de antigüedades en Rosario. Entre cajones, cuadros, herramientas, sifones y otras tantas cosas... estaba ella: nostálgica y con historias por contar.

Confieso que cuando la ví inmediatamente me dije: "Esta debe ser parecida a la que nombra Marta Merkin en el prólogo de Días de Radio", es que cuando uno repasa aquellos párrafos se encuentra con una anécdota extraordinaria: "Después fue de baquelita verde agua. En esa, mi mamá, mientras lavaba los platos, escuchaba la novela de Celia Juárez y a King, el comentarista del cine. A veces me dejaba secarlos si lo hacía en silencio, y sobre todo si no le preguntaba: '¿Esa cuál es mami?' No entendía cómo yo no identificaba las voces de la radio".

La ficha técnica decía General Electric, pregunté más y me dijeron que era de onda corta. La telita del frente estaba media arruinada, las  válvulas intáctas, firmes, pero claro había que ver si funcionaban. Pregunté el precio y me dijeron: "Esa está $150, pero no anda... no tiene el parlante". Caminé, miré, pensé, consulté... pero algo me decía que tenía que llevarla, ya fantaseaba con la idea de hacerla sonar en casa. Regatee un poco el precio y la compré.

Ya de regreso en Buenos Aires comenzó el plan de restauración, en una charla con un compañero de trabajo me hizo el contacto con Carlos Landi, el coleccionista de radios más grande de Argentina; es quien alquiló las radios para la publicidad de Fravega que protagonizaron Susana Giménez y Ricardo Darin. A su vez Carlos me contactó con Roberto y Hernán, padre e hijo, apasionados por las antigüedades y las restauraciones y fanáticos de las radios; ellos se encargaron de hacerla brillar otra vez como cuando daba sus primeros pasos, allá por la década del 50.

Hoy suena firme, con presencia... está en el living y de a ratos le pego una mirada e intentó imaginar su historia. Pensar que allí sonó, seguramente, el comunicado de la muerte de Evita, habrá hecho de las suyas Mordisquito, alguno habrá esperado a Pedro López Lagar en su versión de Cumbres Borrascosas, alguno habrá largado una carcajada escuchando a Los Cinco Grandes del Buen Humor... tantas cosas... Hoy sonará con otras voces, pero con la esencia de siempre, bienvenida a casa!!!


3 Comentarios:

Ramiro dijo...

Hola, muy buena la historia. Cuanto te salio repararla? (Radio:$150 + Reparacion aprox?)

saludos

Fernando Candeias dijo...

El tema de la reparación no es medida porque conocía a quienes me dieron una mano. Así que gasté unos $100 en la reparación.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Que tak? tengo la misma radio y queria saber el modelo, ya que las unicas fotos que he podido encontrar son las tuyas. te felicito por la reparacion y espero poder dejar la mia igual. un saludo Pablo.